Pautas
Jesús
Pautas
Fraternidad Misionera Verbum Dei Cali
Discípulos
Pautas
Cariño
Domingo.
EL VERDADERO TESORO: EL HIJO AMADO EL TESORO ESCONDIDO Después de las fecundas celebraciones de la Encarnación de Dios, verdadero tesoro de los pobres y de la humanidad, nos invitas, Señor, a celebrar tu fecundísima “Vida Oculta” en la que decidiste pasar treinta de tus treintitrés años. Después de un 90% de vida oculta, el Padre se pronuncia declarando que tú, eres su Hijo amado en quien El tiene sus complacencias (Mt 3,17) la Palabra hecha carne que hay que escuchar (Jn 1,14) para llegar a ser, también nosotros como Tú, hijos amados del Padre (1Jn 3,1-2) El porcentaje de tu vida oculta, en Nazaret, revela unas proporciones que me impulsan irresistiblemente al diálogo contigo. Necesito observar, contemplar, dialogar, comprender y aprender a vivir contigo y como Tú. Me fascina la idea de imitarte. Pero ¿qué sería imitar esos años de vida, en el más profundo anonimato? “La vida oculta de Nazaret permite a todos entrar en comunión con Jesús a través de los caminos más ordinarios de la vida humana. Nazaret es la escuela donde se comienza a entender la vida de Jesús: la escuela del Evangelio... Una lección de silencio ante todo...Una lección de vida familiar...Una lección de trabajo...” (N. Catec. N° 533). Querido Hijo Amado del Padre, tesoro escondido (Mt 13,44-46), oculto en Nazaret (Mt 2,23; Jn 1,46), permíteme vivir una vida enraizada en ti, unida a ti como la vid y los sarmientos (Jn 15,5), escondida en ti (Col 3,13), sumergida en ti. El contacto con tu fuego de amor, eleva la temperatura de mi vida, tanto, que no pueda- en su momento- sino abrirse paso hacia el exterior, con todo el hervor de las aguas de un géyser, con toda la presión y el calor de una vida oculta, escondida, enamorada, testigo del elevado grado de calor de la vida interior. Sólo tú, Señor conoces el interior de cada uno de nosotros (Sal 44,22), nuestro porcentaje de vida interior y nuestro recogimiento. Inscríbenos en tu escuela de Nazaret y sumérgenos en la vida oculta. “Cuanto más recogimiento más se recoge” (J. Bonet).
María
Lunes.
. LA VIDA OCUILTA DE NAZARET: UNA ESCUELA DEL EVANGELIO. “Nazaret es la escuela donde se comienza a entender la vida de Jesús: la escuela del Evangelio” (N. Catec. 533) Es una maravilla poder contemplar en la escuela de Nazaret, al Hijo de Dios, entre nosotros, gestando el Evangelio, en el marco de una vida aparentemente intrascendente, tejida de la más sencilla sencillez: "“Mientras tanto, Jesús crecía en edad y en sabiduría, ante Dios y ante los hombres” (Lc 2.52) En la infancia se gesta la adultez; en la tierna edad se delinean los más altos ideales; en lo ordinario de cada día, se va tallando el diamante, que una vez trabajado y pulido, resulta algo de extraordinaria belleza y valor: un tesoro, una perla preciosa (Mt 13,44-46). ¡Qué importancia tiene la oculta realidad de todas las realidades manifiestas! Los edificios más altos son los que tienen los cimientos más hondos y seguros (Mt 7,21-29). Los árboles más frondosos y lozanos son los que más hunden sus raíces en el interior de la tierra (Sal 1,3). La doctrina más sublime, el evangelio y el hombre más grande de la historia, se forjan en lo más oculto, como las perlas en el profundo suelo marino de los océanos. (Mt 1,3: Lc 1,3). “ El hombre no es más grande porque hace cosas grandes, sino porque hace, con grandeza, lo insignificante” (J. Bonet) El evangelio tiene su origen en Nazaret, no surge desde la especulación de una escuela de filosofía, sino desde una escuela de vida. Mucho antes de ser predicado el evangelio fue vivido, experimentado y fraguado en Nazaret. También cada uno de nosotros, Hijo amado de Dios, si vivimos como tú ( 1Jn2,6) no podemos descartar la vida oculta como escuela de amistad e intimidad contigo, como lugar de convivencia en donde podemos ir y ver (Jn1,39, observar, contemplar e imitar tu vida, que una vez vivida, y en la medida que se haga carne de nuestra carne, podremos enseñar y anunciar. Desde tu vida oculta a los ojos humanos, Tú haz trazado el ideal de vida para la verdadera felicidad del hombre, viviéndolo en primer lugar y luego enseñándolo (Hch1,1), pues no podemos enseñar nada con eficacia, sino con la vida, con la experiencia y con el testimonio. “La vida auténtica y eficaz de unión con Dios está en lo oculto” (J. Bonet).
Sed
Martes.
LA VIDA OCULTA DE NAZARET: UNA ESCUELA DEL SILENCIO. Nazaret es la escuela donde se comienza a entender...una lección de silencio ante todo. Que nazca en nosotros la estima del silencio, esta condición del espíritu admirable e inestimable..” (N. Catec.533) Nos asomamos a Nazaret... En medio del silencio se halla una familia de profunda oración: “María conservaba todas las cosas en su corazón”(Lc 2,19-51) Tendríamos que instalar nuestra tienda en Nazaret, acampar junto a la casa de María, José y el Niño, que oculta su grandeza, porque opta por vivir en lo escondido, y así engrandecer lo pequeño, y expandir la fuerza de la riqueza según Dios. Debiéramos de convivir con la familia de Nazaret, para aprender de esa familia qué valores rigen en ella, qué conversaciones están en primer plano, qué actitudes se buscan, cómo es una vida de a diario” como Dios la proyecta, la vive, y la propone. Nos tendríamos que acostumbrar a un estado habitual de convivencia con Dios, de diálogo, de contemplación, de silencio. Nuestra vida, como la tuya, Hijo amado, tendría que transcurrir en un ambiente silencioso, y reflejar esa paz que tiene quien atesora palabras llenas de vida, de Amor, de verdad, de Sabiduría (Sir 14,20-27; 15,1-10), y de familiaridad con Dios, que merecen ser escuchadas, asimiladas, vividas y anunciadas, y que polarizan nuestra existencia. ¡Qué descansada vida, la del que huye del mundanal ruido, y camina por las sendas por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido! (Fray Luis de león) ¿Qué te da el hombre comparado con Dios? ¿Qué te da la audiencia que te puede conceder una personalidad importante, comparado con la audiencia ininterrumpida que día y noche te concede el Señor? ¿Qué te da el hacerte amigo de personas de gran fama, comparado con Dios? ¿Hay alguien más todopoderoso que el? ¿Por qué descartar su amistad? Dios revela sus secretos (AM 3,7), y su voluntad (Ef 1,9)al que al menos en su interior evita los ruidos, y se instala en ambientes que no roben el silencio, sino que provoquen escucharte (Mt 6,5-6) y vivir por El, con El y en El. “ El bien no hace mucho ruido; y el ruido no hace mucho bien” (J. Bonet).
Miércoles.
LA VIDA OCULTA DE NAZARET UNA ESCUELA DE VIDA FAMILIAR. “Que Nazaret nos enseñe lo que es la familia, su comunión de amor, su austera y sencilla belleza, su carácter sagrado e inviolable...” (N. Catec 533) Me acerco a Nazaret, y en el marco de uno de los hogares más pobres, hallo un tesoro: El mismo Hijo de Dios, confiado a una madre y aun padre, volcados totalmente en El; una familia, sin más misión que defender, en la vida humana, la vida de Dios que hace humano a cada hombre. Enséñame que ante todo, la comunidad tiene que defender la vida de Dios, amenazada de muerte (Mt2,1-23; Lc 2,39-52). Algo que tenemos que aprender todos es la necesidad de revalorizar la familia, comunidad de vida y amor. “El amor es la verdadera fuente de unidad y fuerza de la familia” (J.Pablo II) Como la plastilina en las manos de un niño, es un niño en manos de la familia. ¿Qué será de él? ¿Qué valores aprenderá? ¿Qué calidad de vida forjará? ¿Qué nivel de diálogo y de comunicación tendrá? ¿Qué pensará del ambiente en el que vive? ¿Qué capacidad tendrá de transformarlo? ¿Cuáles serán las opciones de su vida? ¿Cómo se comprometerá con el mundo, con el suyo y con la generación a la que pertenece? Una cosa es cierta, Señor: Los hijos somos “nosotros y nuestras circunstancias”. Las circunstancias del hogar en el que nacemos y crecemos influyen poderosamente en nuestra personalidad, en nuestra identidad y misión. ¡Qué responsabilidad tiene una familia! ¡Cuántos niños escandalizados por sus mismos padres (Mt 18,5-7), que se convierten en maestros prácticos de una escuela que nada tiene que ver con la escuela del Evangelio, ni con la civilización del amor: “Hay poca vida verdaderamente humana en las familias de nuestros días” (J. Pablo II) “Por su encarnación y por su vida en familia con María y José en el hogar de Nazaret se constituye un modelo de toda familia” (Sto Domingo 213) Permíteme imitar tu vida comunitaria a la perfección. Sobre todo en ambientes donde hace falta un verdadero modelo familiar. “La perfección está en seguir a la perfección el camino trazado. (J. Bonet).
Jueves.
JUEVES LA VIDA OCULTA DE NAZARET UNA ESCUELA DE TRABAJO. “Nazaret, oh casa del “Hijo del carpintero”, aquí es donde querríamos comprender y celebrar la ley severa y redentora del trabajo humano...; como querríamos, en fin, saludar aquí a todos los trabajadores del mundo entero y enseñarles, su hermano divino” (N. Catec.533) En Nazaret, escuela del Evangelio, encontramos una familia que ama el trabajo, el hijo del carpintero, es el título humano del Rey de reyes, del tesoro escondido en una carpintería, en un honesto trabajo (Mt 13,44), de colaboración con Dios y perfeccionamiento de la creación visible (Gen 3,17-19) No es un castigo trabajar, sino por el contrario, es algo que nos realiza, y nos permite, vivir con dignidad: “El que robaba, que ya no robe, sino que trabaje con sus manos, haciendo algo útil para que pueda hacer partícipe al que se halla en necesidad” (Ef 4,28) El trabajo trae su propia recompensa: “Aquellos que siembran con lágrimas cosechan entre gritos de Júbilo ” (Sal 126,5) No tiene derecho a vivir quien, pudiendo trabajar no quiere hacerlo: “Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma” (2ª Tes 3,10-12: Hch 20.35) La evangelización es también un trabajo, es la tarea más urgente para nuestros días, pues la crisis por la que atravesamos es ante todo falta de los valores del Evangelio. ¿Quién acepta abandonar su profesión para dedicarse a la oración y al ministerio de la Palabra? (Hch 6,1-7) La mies es mucha pero los obreros pocos (Mt 9, 37-38). Son pocos los que se dejan contratar en la viña del señor (Mt 20,1-16). Son pocos los que creen en verdad, que Dios provee (Mt 6,25-34), y que se cuida de dar las añadiduras a los que se empeñan en la ardua y laboriosa tarea del Reino de Dios (Mt 6,33). “El Señor ha ordenado que los que predican el Evangelio vivan del Evangelio” (1Co 9,14) “A fin de dedicar el mayor tiempo posible a la misión específica, trabajaremos solamente el tiempo necesario para el autoabastecimiento comunitario, siendo testimonio de una pobreza alegre y voluntaria como corresponde a pobres por el Reino (Const. Verbum Dei 69).
Viernes.
. LA VIDA OCUTA DE NAZARET “UNA ESCUELA DE ESCUCHA DEL PADRE”. “El hallazgo de Jesús en el templo” (Lc. 2,41-52) es el único suceso que rompe el silencio de los Evangelios sobre los años ocultos de Jesús. Jesús deja entrever en ello el misterio de su consagración total a una misión derivada de su filiación divina: ¿No sabíais que me debo a los asuntos de mi Padre?” (N. Catec.534) ¡Qué gran tesoro tenemos cuando en nuestras manos, se nos pone la ley Dios, la Escritura, que nos enseña nuestra identidad de hijos (Jn 1,9-12), invitados a conocer, amar y entregarnos sin medida, al Padre de todos, en un estado habitual de atenta escucha de su Palabra (Dt 6,4-25; Mc 12,29; Sal 119) ¡Qué grande es saborear la amistad con un Dios Padre, tan íntimo, tan cercano, tan entrañable, ten bueno! (Est. Verbum Dei 215). En la medida que nos familiarizamos contigo, Padre, pones en nuestros labios un canto nuevo, y nos permites decir, de corazón: “Heme aquí, aquí estoy Padre, para hacer tu voluntad” (Heb 10,7) “En tus libros se me ordena hacer tu voluntad; esto es ,Señor, lo que deseo: tu ley en medio de mi corazón” (Sal 40,8-11) Querido Hijo Amado, en lo oculto, cristaliza tu entrañable convivencia familiar con el Padre: tu búsqueda ardiente y apasionada de agradarle, de complacerle, de vivir para El, de hacer su voluntad y de consagrarte a El y a su proyecto, como lo habías aprendido de María. Ella conservaba todas las maravillas del todopoderoso y las meditaba en su corazón” (Lc 1,49; 2,19; 2.51). Cuánto silencio, cuánta vida oculta, cuánta lucha, búsqueda, crisis y fricción acompañan nuestras opciones de entregarnos a El. No es automático, espontáneo, ni fácil, aceptar tus proyectos, sin un nivel profundo de vida oculta tejida de oración. “Toda la oración de Jesús está en esta adhesión amorosa de su corazón de hombre al misterio de la voluntad del Padre (Ef 1,9)”. (N. Catec. 2603).
Sábado.
LA VIDA OCULTA DE NAZARET: UNA ESCUELA DE “ESCUCHA DEL HIJO” Después de treinta años de vida oculta en Nazaret, te contemplo en el Jordán, Jesús, en la fila de los pecadores, en medio e una multitud de publicanos, soldados (Lc 3,10-14), fariseos, saduceos (Mt 3,7) y prostitutas (Mt 21,32). Como uno más, insistes en recibir el Bautismo. Sin temor al “qué dirán”, libre de la opinión de todos, te presentas como el último entre los últimos, dejándote contar entre los pecadores (Is 53,12). ¿Cómo no hacer romper el silencio del Padre? Ante la extremada humildad de un Hijo, vacío totalmente de sí (Flp 2,5-11), y dispuesto a una consagración total y exclusiva, libre y voluntaria a los asuntos del Padre, se deja escuchar en una Epifanía solemne, una voz: “Este es mi Hijo amado en quien tengo todas mis complacencias (Mt 3,13-17). Escúchenle (Lc 9,35) Querido Hijo Amado del Padre ¿a quien escuchar si sólo tú tienes palabras de Vida? (Jn 6,68) ¿A quien seguir si solo Tú, eres el Camino, la verdad y la vida? (Jn 14,6) ¿A quien confiarme si sólo Tú, eres el, Cordero de Dios que quita el pecado del mundo? (Jn 1,29) ¿A quien imitar, si por mí has descendido a la más profunda humillación? (Jn 1,29-34) Permíteme descender contigo, ocultarme, abajarme, humillarme, para subir también contigo y ser una nueva creación a tu imagen y semejanza (Ro 6,4). Sumérgeme en Ti, para que en el silencio, se forje en mí un Hijo amado del Padre, que como Tú, sea su complacencia. “Todo lo que aconteció en Cristo nos enseña que después del baño de agua, el Espíritu Santo desciende sobre nosotros desde lo alto del cielo y que, adoptados por la Voz del Padre, llegamos a ser hijos de Dios”. (S. Hilario). Estoy dispuesto a dar mi vida contigo y como Tú. Nadie me la quita, la doy voluntariamente (Jn 10,18). Inscríbeme en Nazaret, en tu escuela del Evangelio, del silencio, de la vida familiar, del trabajo y de la recíproca relación de amor filial y paterno a tu estilo. “El nos abre el camino y el estilo de recorrer el camino” (J. Bonet).
 
Escríbenos
Gracias.